¿Es verdad que el asado con carbón hace mal?

Entre las costumbres Argentinas más sagradas, ocupa el primer lugar sin duda alguna, disfrutar de la carne a la parrilla. El tradicional asado elegido cada fin de semana por los argentinos, reúne a toda la familia y amigos, además de ser el menú más sabroso para los cumpleaños y eventos especiales.




También podemos mencionar los beneficios que tiene este tipo de cocción, la carne a la parrilla no agrega grasas al alimento, no se pierden muchas vitaminas ni los minerales al cocinarse. Sin embargo, un estudio reciente afirma que hacer un asado a la parrilla podría ser malo para la salud.

Por lo tanto, si bien es cierto que en la producción de humo se generan sustancias que son beneficiosas para los alimentos también hay otras que en exceso son tóxicas para el consumo humano. Según un informe de la Sociedad Europea de Cardiología declaró lo siguiente:

  • «El uso a largo plazo de combustible como madera o carbón para cocinar está asociado a un mayor riesgo de muerte por enfermedades cardiovasculares».
  • Además los especialistas indicaron que cuando la grasa cae sobre el fuego, el humo y las llamas que suben al alimento dejan también sustancias cancerígenas. Estas se denominan hidrocarburos aromáticos policiclicos.

Claramente estas declaraciones abrieron un debate sobre esta costumbre Argentina, de hecho si consumimos nuestro clásico asado una vez por semana o un poco más seguido, es muy ínfimo el grado de daño sobre nuestro organismo. Hasta se lo comparó con fumar solo un cigarrillo al mes, un porcentaje muy bajo si pensamos en otros hábitos o adicciones perjudiciales de manera directa a la salud.

Por otro lado, la recomendación de los especialistas fueron las siguientes:

  • Seleccionar cortes de carne sin grasa para evitar las llamaradas que provocan las grasas y así reducir la formación de sustancias nocivas.
  • Otro consejo es poder marinar las carnes antes de llevarlas a la parrilla, se ha comprobado que reducen hasta un 90% la formación de hidrocarburos policiclicos. Además esto es efectivo aunque marinar la carne lo hagamos en poco tiempo, tan solo con 10 o 20 minutos de tiempo es suficiente para proteger de estas sustancias.
  • Así mismo, se sugirió que al momento de marinar lo mejor es NO utilizar aceite, sino más bien el vinagre o jugo de limón, como ácidos fuertes que actúen como bloqueador a las sustancias.
  • Otro dato importante es NO utilizar papel de diario para tapar la carne, la razón principal son las tintas tóxicas que pueden caer sobre las carnes cuando el calor se evapore.

Se debe estar alerta sobre el carbón mal encendido porque podría generar una verdadera intoxicación a nuestro organismo:

  • Si logramos conseguir el carbón de buena calidad, entonces no se debe rociar con productos inflamables que lo único que lograrían sería estropear más su combustión normal.
  • Tampoco se debe utilizar el carbón en lugares cerrados o con poca ventilación, ya que pudiera ocasionar una intoxicación y problemas respiratorios. Además, porque ese olor y sus sustancias se podrían impregnar en las piezas de carne perjudicando nuestra salud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *